lunes, 1 de diciembre de 2008

Frío por dentro

Hoy me encuentro mejor. Ayer me encontraba mal. Mi cuerpo estaba rebelde, y reviví sensaciones desagradables que no me gustaron nada, que me recordaron demasiado a los malos momentos del pasado enero. Y me entró miedo, mucho miedo. Y me metí en la cama y me tapé con el edredón hasta la cabeza y seguía teniendo mucho miedo, y el miedo me paraliza y me produce una sensación de frío espantosa, porque es frío por dentro, de ese que no se quita tapándote con un edredón ni bebiendo un té ardiendo. Y mi cabeza estaba muy oscura, como el día, y lo único que tenía claro era una cosa : no iba a ir al hospital a no ser que fuese estrictamente necesario. He decidido que muy mal tengo que estar para irme al hospital dejando a mis hijos en casa, me niego. Cuando tenga que volver otro día a urgencias que sea un día de cole, por favor ! Lo malo es que las urgencias son eso, urgencias.

No estaba bien, pero poco a poco y gracias a las personas que me quieren fui entrando en calor por dentro, y el miedo se fue poco a poco, aunque siempre deja a alguien de guardia, y hasta me reí, y no estaba bien, pero parecía que no iba a estar mucho peor, así que en esas ocasiones lo que toca es aguantar el tirón e intentar hacer como si no pasara nada. A las preguntas de ¿estás mejor? empecé a contestar que sí, mucho mejor, se me pasa. Y a base de sonreir para mis hijos me empecé a sentir mejor de verdad.

Ayer escribimos las cartas a los Reyes Magos de Oriente, no hay cosa más tierna que un niño escribiendo la carta a los Reyes. Y por la tarde mientras yo estaba en la cama, y por si colaba, Catalina decidió escribir una carta a Papa Noel, me pareció tan tierna que la voy a escribir aquí para que nunca se me olvide : "Querido Papa Noel, soy Catalina, creo que no me conoces porque nunca te he escrito, pero quería a ver si me puedes traer un regalo, el que tu quieras. Yo vivo en Madrid, pero boy (hey) a estar en Polanco, espero que encuentres la casa, la dirección es .......... y si puedes traer algo a mi hermano. Un saludo. Catalina"
Llamó a mi madre por teléfono para preguntarle la dirección, y lo de un saludo le parece muy adecuado. Ahora está nerviosa porque le ha dado por pensar que quizá el cartero que recoja sus cartas sea un cartero malvado que no se las entrega a los Reyes, y yo le he dicho que no se preocupe que los carteros son buena gente, pero esta tarde vamos a escribir entre las dos un relato de un cartero malvado que no entregaba las cartas a los reyes, me ha parecido una idea estupenda.
Bruno por su parte subió a preguntarme si se había portado bien, pues claro hijo, y a abrazarme como nadie abraza en este mundo.
Hoy me encuentro mejor. Gracias a todos. A tí también.

1 comentario:

Vivan las noches, el sol, la sal y tus labios dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.