viernes, 12 de junio de 2009

shoppin'


Hoy celebro el día de la frivolidad. Hoy celebro el día anticrisis. Hoy he cogido mi shoppin bag y me he ido de compras. Me he comprado unos pantalones que me han hecho sentir un poco más animada. He entrado en Calvin Klein y he arrasado con los últimos modelos de ropa interior más molones. Luego me he comprado dos bikinis minimos, estupendos y tan carísimos como bonitos (no necesitaba ni uno, pero me he comprado dos, porque sí). Click, clack. Visa aquí, Visa allá. Ya está. Ya me siento mejor. Hoy he decidido practicar la frivolidad. Hoy paso de todo.
Mañana puede que me arrepienta, pero bueno ... dos bikinis más, dos bikinis menos, ¡qué más da! puedo asegurar que serán amortizados ... bajo el sol

2 comentarios:

Susana dijo...

Hola Marta:
Me disponía a dejar un comentario "chorras" en el facebook, simplemente porque vi un comentario tuyo quejándote sobre la migraña que yo también padezco.
Y aquí estoy, ahora la migraña ya pasa a una segundo, tercer, cuarto plano...
Llevo casi media hora leyendo tus historias, media hora sintiéndome muy cerca tuyo aunque no te conozca.
Sintiéndome reflejada en algunas cosas y con ganas de apoyar mi mano en tu hombro en otras.
No se, sólo quería enviarte un abrazo en la distancia.
Me parece que nos une algo más que la migraña.

Hans dijo...

Es curioso, Marta: acabo de leerme todas las entradas del blog este que tienes como vomitorio -si me permites la expresión- anímico. No deja de ser extremado, casi descortés de tan intrusivo, dar curso a más de un año de la vida de una persona en una tarde en que a uno le falta tiempo para hacer lo que debe (wtf?).
La gran conclusión a la que llego es que eres una mujer (una cría, más bien: tenemos la misma edad, apenas tres meses más, y no dejamos de ser unos crios) bastante afortunada: al final, son los afectos -la familia nuclear, los hijos, una pareja adecuada, los amigos- los que configuran en buena medida la felicidad.
Y evidentemente la carnicería que te hicieron es una gran faena, pero parece evidente que, chinochano, la cosa va mejor.
Ánimo & un abrazo.